BAAS Arquitectura proyecta el Barcelona Supercomputing Centre con fachadas WICONA

La nueva sede del Barcelona Supercomputing Center – Centro Nacional de Supercomputación (BSC–CNS), centro de investigación pionero de la supercomputación en España, alojará a más de 500 científicos. Ubicado en el Campus Nord de la UPC de Barcelona, se erige en el interior de los jardines Torre Girona. El despacho BAAS Arquitectura ha propuesto una caja abstracta, como si de una pieza de diseño industrial se tratase, depositada en medio del parque. Ésta está protegida con lamas verticales de gran formato de aluminio blanco, lo que genera una óptima eficiencia desde un punto de vista funcional.

“No es un edificio, es un ordenador en medio de un jardín” - BAAS Arquitectura

La nueva sede del Barcelona Supercomputing Center – Centro Nacional de Supercomputación (BSC–CNS), centro de investigación pionero de la supercomputación en España, alojará a más de 500 científicos. Ubicado en el Campus Nord de la UPC de Barcelona, se erige en el interior de los jardines Torre Girona. El despacho BAAS Arquitectura ha propuesto una caja abstracta, como si de una pieza de diseño industrial se tratase, depositada en medio del parque. Ésta está protegida con lamas verticales de gran formato de aluminio blanco, lo que genera una óptima eficiencia desde un punto de vista funcional.
El edificio, que aloja todas las actividades vinculadas al supercomputador, toma como símil un disipador de calor de los que figuran en el interior de los ordenadores, un contenedor que protege la tecnología y permite su actualización.

El edificio que se presenta como una sola pieza, contiene tres grandes bloques: sobre rasante, la barra que acoge las áreas de investigación, dirección y gerencia; bajo rasante, el semisótano que acoge el supercomputador y el sótano que se destina a instalaciones y aparcamiento. Además, se ha planteado un cuarto bloque a modo de zócalo, aprovechando la preexistencia de un muro histórico que delimitaba la Finca Güell, que contiene la zona de vestíbulo principal, bar, formación y conferencias y que actúa como elemento de relación entre las diferentes partes del programa. 

El acceso principal, desde la plaza Eusebi Güell, se formaliza como un agujero que atraviesa el edificio y se convierte en un mirador a la capilla y al parque. Mostrar el edificio que acoge al superordenador Mare Nostrum desde la entrada al nuevo edificio es fundamental para incorporarlo al conjunto, a la vez que lo enriquece y lo cualifica. Tal y como afirman los arquitectos, “la arquitectura da un paso hacia atrás para ponerse al servicio de la tecnología, creando una pieza altamente eficiente donde cada una de las decisiones de diseño se toma en función de su eficacia funcional, polivalencia y eficiencia energética”.

Más de 4.000 metros cuadrados de fachadas WICONA
 
El sistema de fachadas empleado para el proyecto ha sido el WICTEC EL 80 SG de WICONA, un muro cortina  modular  realizado  a  base  de  semiperfiles  perimetrales  formando  un  marco  ensamblado  y  sellado íntegramente en fábrica con un alto control de la calidad del producto acabado. Desarrollado  para  proporcionar  alta  calidad,  rápida  instalación,  simplicidad  en  la  fabricación,  altas  prestaciones y flexibilidad de diseño, permite realizar fachadas donde se combinan zonas aisladas térmicamente y zonas ventiladas, mejorando así las prestaciones  globales  del  edificio  (fachada  caliente y fachada fría), sin diferencias estéticas significativas entre ambas.

Proyecto: Barcelona Supercomputing Centre
Ubicación: Barcelona
Despacho de arquitectura: BAAS arquitectura
Arquitectos: Jordi Badía, Alex Clarà y Viki llinares (Jefes de Proyecto)
Fachadista: Eurosca
Soluciones WICONA empleadas: Fachada modular WICTEC EL 80 SG con ventanas WICLINE SG

Este sitio web utiliza cookies. Para saber mais, confira nossa Política de privacidade